lunes, octubre 3, 2022

El oficialismo no tiene los votos para suspender las PASO

Un conteo preliminar muestra una paridad extrema, pero le faltarían al menos dos votos para llegar a la mayoría absoluta que necesitaría para tal fin.

Hace varias semanas se encendieron las luces de alarma en el seno de la oposición respecto de la posibilidad de que el Gobierno nacional arruine la estrategia opositora para dirimir sus liderazgos de cara a las presidenciales de 2023. Igual que el año pasado, cuando el factor ordenador de las internas de los partidos que integran Juntos por el Cambio estuvo en riesgo por la posibilidad de que con el argumento de la pandemia pudieran suspenderse las elecciones primarias de agosto. Al cabo, esa posibilidad quedó de lado a partir de negociaciones soterradas que el oficialismo estuvo tentado de utilizar para dinamitar desde adentro a Juntos por el Cambio, aunque finalmente eso no sucedió.

En una reunión celebrada en el mes de marzo en la Casa de Gobierno, de la que circunstancialmente tomaron parte el intendente de Vicente López Jorge Macri y el jefe del bloque Pro de Diputados, Cristian Ritondo, rubricada con una foto en el Patio de las Palmeras, nació el germen que finalmente desembocó en un acuerdo con Eduardo “Wado” De Pedro para que las PASO se mantuvieran, aunque con la postergación de un mes acordada para ambas citas electorales de ese mismo año.

Cierto es también que ese acuerdo que se tradujo en una ley, la 27.631, establecía en su artículo 6° una suerte de pacto de caballeros que este fin de semana el presidente del bloque CC-ARI, Juan Manuel López, recordó a modo de advertencia: “La presente ley no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario en curso en tanto regula un derecho público subjetivo de los partidos políticos, instituciones fundamentales del sistema democrático, a elegir sus candidatos a los cargos electivos previstos en la Constitución Nacional”.

Alguno desde el propio JxC advertirá también que ya hubo un acuerdo que se dejó de lado: aquel que tenía que ver con la manera de votar. Cuando le pidieron al ministro del Interior avanzar en esa elección con la boleta única en papel, el influyente dirigente camporista aclaró que no daban los tiempos para esa elección, y se mostró dispuesto a postergar tal posibilidad para los comicios venideros. Ya se sabe que este año la oposición en su conjunto logró forzar el tratamiento del tema y su aprobación en la Cámara baja, más hoy el proyecto duerme el sueño de los justos en el Senado.

La posibilidad de una suspensión o derogación del sistema de elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias existe y como siempre es motorizada por los gobernadores. Fueron ellos los que en 2020 trataron de influir sobre el presidente de la Nación para forzar la suspensión, aunque fuera por una única vez. El primero en hablar de eso fue quien acaba de hacerlo en su provincia, donde avanza además con la Ley de Lemas: el sanjuanino Sergio Uñac, que el 2 de noviembre de 2020 lo justificó con razones sanitarias y pidió elaborar un proyecto de ley en ese sentido. El salteño Gustavo Sáenz y el cordobés Juan Schiaretti se mostrarían luego en la misma sintonía, razón por la cual JxC emitió un comunicado el 5 de noviembre titulado “Las decisiones electorales no pueden ser unilaterales”.

Luego se sumaría a la movida el gobernador tucumano Juan Manzur, de ahí que un diputado que le respondía como Pablo Yedlin terminó presentando un proyecto para suspenderlas. “El Gobierno nacional está haciendo gatopardismo; por un lado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dice que no está en los planes del Ejecutivo suspender las PASO, pero, por otro lado, gobernadores del PJ salen a proponerlo”, señalaba por esos días Mario Negri.

Las luces de alarma se encendieron para algunos recién el viernes pasado cuando la esposa del propio gobernador cordobés, Alejandra Vigo, dejó clara en Twitter la posición del cordobesismo, “Queremos ser claros: desde nuestro espacio político nunca estuvimos a favor de las PASO y al respecto, siempre mantuvimos la misma posición. Desde que fueron creadas nos expresamos en contra por considerar que las PASO son un gastadero de plata y obliga a la gente a votar en una elección interna de un partido político al que no pertenece”.

Y concluyó: “Por eso nunca las impulsamos en Córdoba y no somos nosotros los que ahora cambiamos la posición, son otros los que por conveniencia, ahora las están reclamando. Son los mismos que en 2017 decían que había que eliminarlas. Así de claro”.

Tan cierto es que en la provincia mediterránea no comulgan con las PASO, que allí no existen. En efecto, ese distrito es de los que nunca adhirieron a la ley nacional y de hecho es el factor que afectó fuertemente a la oposición, que por eso llegó a dividirse en 2019, al no existir las primarias como elemento ordenador. Perdieron las elecciones provinciales, algo previsible, pero también la capital cordobesa.

Con todo, a nadie dejó de llamarle la atención que el anuncio (confirmación) de la posición cordobesa en el Congreso de la Nación se expresara inmediatamente después de las elecciones perdidas por el oficialismo provincial en Marcos Juárez. Pero no se falta a la verdad si se expresa también que justamente en ese municipio el intendente local de Juntos por el Cambio, Pedro Delarossa, había suspendido las PASO este año. Razón por la cual, dicho sea de paso, el oficialismo local se dividió y las dos candidatas presidenciales desea elección terminaron siendo del Pro.

Tampoco faltan a la verdad los cordobeses cuando recuerdan que en 2017 los que hoy defienden las PASO eran quienes sugerían dejarlas de lado. Es lo que pasa en general: esas elecciones suelen ordenar a la oposición; cualquier oficialismo, a partir del verticalismo natural que suele imperar, es un poco refractario al sistema PASO.

De hecho, el apego de Cambiemos al sistema impuesto por el propio kirchnerismo en 2009 no ha sido constante. Botón de muestra, cuando en 2019 las PASO terminaron siendo catastróficas para el Gobierno de Mauricio Macri, en el entonces oficialismo comenzaron a hablar de la inconveniencia de mantenerlas.

Fue así que el entonces presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, Pablo Tonelli, presentó un proyecto de ley ya no para suspenderlas, sino para derogar las primarias. El proyecto del diputado del Pro establecía la derogación del título II de la Ley 26.571 que introdujo las PASO, y que las internas de los partidos políticos se realizaran tal cual ocurría hasta antes de la sanción de dicha norma: de acuerdo con lo que establecen sus respectivas cartas orgánicas.

Nobleza obliga, hay que decir que Tonelli siempre fue crítico de las PASO, al punto tal de calificarlas de “inconstitucionales”. Sus críticas hacia las primarias no surgieron a partir de la derrota de Cambiemos en agosto de 2019, que fueron el tiro de gracia para el Gobierno de Macri, sino que ya a principios de ese año las había calificado de inconstitucionales por violar “la autonomía de los partidos políticos, que deben tener libertad para organizarse y poder elegir sus candidatos”.

“Si se eliminan, yo feliz y contento”, dijo entonces en el programa “El hecho maldito”, de Futuröck.

En los fundamentos de su iniciativa sobre las primarias, Tonelli planteaba: “El presente proyecto de ley que pongo a consideración de la Cámara, tiene la finalidad de dejar sin efecto las llamadas PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) creadas por la Ley 26.571, y establecer que las internas de los partidos políticos se realicen, tal como ocurría hasta entonces, de acuerdo con lo estipulado por sus respectivas cartas orgánicas”.

Y agregaba: “Los motivos que me llevan a presentar este proyecto se fundan en dos consideraciones relevantes de índole política y en los vicios de inconstitucionalidad que, a mi juicio, padece la Ley 26.571. La primera consideración política es que las primarias abiertas simultáneas y obligatorias contradicen la finalidad que el constituyente tuvo en mira a la hora de disponer, en el artículo 95 de la Constitución Nacional (reformado en 1994), que las elecciones presidenciales deben realizarse dentro de los sesenta días anteriores a la finalización del período en el que se desarrolla la gestión del presidente que culmina su mandato. Con la incorporación de las PASO, el proceso electoral se ha alargado considerablemente, y eso es precisamente lo que la Constitución pretende evitar”.

En esa línea, un encumbrado miembro del oficialismo señalaba a este medio que “si eventualmente se toma la decisión de avanzar, a partir de que haya un consenso alrededor de este tema” en cuanto a la suspensión de las PASO, “¿para qué inventar proyectos si está el de Tonelli?”.

Convengamos que el proyecto ya perdió estado parlamentario.

Un antecedente de 2020

¿El oficialismo tiene el número para suspender -parcial o definitivamente- las PASO? Por estos días corre el rumor en el Congreso de que el oficialismo tiene el número para lograrlo. No habría que estar tan seguros, pero para comenzar a hacer cálculos vale recordar lo que pasó en la sesión del 11 de noviembre de 2020.

Tiempos de pandemia y de presencialidad menguada en el recinto, el diputado de Juntos Somos Río Negro Luis Di Giacomo solicitó ese día un pedido de apartamiento de reglamento para pedir tratar el proyecto de Pablo Tonelli para suspender las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias.

El legislador mencionó que en los últimos días se habían suscitado “diversas especulaciones” respecto de la realización o no de las elecciones primarias. En su experiencia como exministro de Gobierno en Río Negro, Di Giacomo contó ese día que por lo visto “no solo en nuestra provincia, sino en el plano nacional” las PASO “no terminaron cumpliendo con el objetivo y la idea de democratización y participación masiva de la ciudadanía”.

En síntesis, expresó que a su juicio no le parecía “lo más oportuno ni lo más correcto” que en una situación de crisis como la que planteaba la pandemia se fueran a gastar “entre 12 mil y 14 mil millones de pesos en unas elecciones que terminan siendo una encuesta previa” a los comicios generales.

Tomó el guante el jefe del bloque Pro, Cristian Ritondo, que aclaró que ese era un tema muy opinable, hacia adentro y hacia afuera de los partidos; que ellos tenían su posición, pero no le parecía que fuera el momento para debatirlo. “Justamente eran las cosas que queríamos evitar”, en una sesión en la que “tenemos un 100 por ciento de acuerdos en las cosas que vamos a tratar”, completó.

Intervino entonces quien era la vicejefa del bloque FdT, Cecilia Moreau, que le pidió a Di Giacomo retirar su moción, porque no estaba dentro de lo acordado, y ahí el titular delCuerpo, Sergio Massa, pidió entonces un breve cuarto intermedio en el que junto a Di Giacomo, Ritondo y Moreau resolvieron que se retirara ese pedido.

En ese breve debate intervino también Graciela Camaño, cuyo voto puede ser clave en la actualidad. Ella reivindicó esa vez “para el Congreso la decisión electoral”. “Es de las competencias que la Constitución descansa en nosotros”, subrayó y sostuvo que “no es un tema menor, es un tema importante, máxime cuando uno advierte que hay gobernadores que están solicitando que las elecciones PASO no se realicen”.

“Es un tema que lo tenemos que tratar nosotros”, insistió y añadió: “Es cierto que no lo podemos tratar en esta sesión, pero deberíamos empezar seriamente a pensar en conformar una comisión para conversar sobre este tema”.

El dato vale a la hora de calcular cuál puede ser la postura de cada sector ante un eventual debate del tema, si es que el Frente de Todos decide llevarlo al recinto. Ya vemos cuál es la postura de Juntos Somos Río Negro, que junto a sus pares misioneros plantearía el alineamiento del interbloque Provincias Unidas (4 diputados) junto al oficialismo ante un eventual pedido de suspensión de las PASO.

Y vemos que Camaño, del estratégico interbloque Federal (8 diputados) se muestra interesada en debatir la cuestión.

Al respecto parlamentario.com consultó al presidente de ese interbloque, Alejandro “Topo” Rodríguez, quien confió a parlamentario.com que ya en la campaña de 2019 “veníamos planteando que las PASO debían ser eliminadas, porque no habían dado el resultado que se esperaba de ellas: servir para seleccionar candidaturas. Salvo 2015, los presidentes y vices se han elegido sin competencia”.

“Pero aunque ese siga siendo mi pensamiento, la decisión tiene que estar en sintonía con el contexto que uno toma su decisión, y el contexto es que si uno hoy decide eliminar las primarias y beneficia claramente al otro, no tiene efecto neutro”, admitió “Topo” Rodríguez. Ante ello, dejó claro que “yo hoy no votaría la eliminación de las primarias. Sigo sosteniendo que son malas, pero quiero tomar la decisión que no signifique afectar a una de las partes. Si hay una ventaja evidente, no estaría siendo neutral”.

Para este legislador, teniendo en cuenta que “solo por excepción” el sistema ha permitido seleccionar candidatos presidenciales, en tanto que en general no ha habido competencia, “la esencia del instrumento se ha perdido”.

Así y todo, tras reiterar que prefieren postergar este debate para después de las elecciones, Rodríguez le pasa una factura a Juntos por el Cambio, al reclamarle por activar el tema de la boleta única de papel en el Senado. Si bien allí manda el kirchnerismo, también es cierto que no se ve una especial preocupación por forzar su tratamiento, y lo atribuye a la sensación de que a JxC no le conviene el nuevo sistema para la próxima elección.

Lo cual es precisamente lo que insisten convencidos en no querer hacer ellos en esta elección.

“Poroteo” a full

Está claro que el interbloque Federal es clave por su cantidad de integrantes. Y también que la opinión de su presidente no implica unanimidad, pues los cordobeses adelantaron ya que no están a favor de las PASO. Así las cosas, sus tres integrantes, Carlos Gutiérrez, Ignacio García Aresca y Natalia de la Sota, votarían contra la continuidad de las primarias.

Alineados como “Topo” Rodríguez en Identidad Bonaerense, Graciela Camaño y Florencio Randazzo estarían más cerca de la postura del titular del bloque, que de los cordobeses. Se infiere además que Randazzo, por haber sido en 2009 impulsor de las PASO desde el Ministerio del Interior, lejos estaría de proponer su eliminación.

Completan el interbloque Federal los santafesinos Mónica Fein y Enrique Estévez. Por ser de una provincia precursora del sistema de las elecciones primarias, no sorprendió la respuesta de Estevez ante la consulta de parlamentario.com: “El socialismo está en contra de la derogación de las PASO”.

Así las cosas, un eventual proyecto oficialista en ese sentido solo tendría de ese estratégico interbloque los votos seguros de los cordobeses (3).

Porque convengamos que, como bien decía Graciela Camaño, cualquier decisión en ese sentido corresponderá al Congreso. Fue lo que dijo el jefe de Gabinete, Juan Manzur, en su presentación ante la Cámara de Diputados, ante la consulta del diputado sanjuanino Marcelo Orrego.

“No hay ningún proyecto en el Poder Ejecutivo para llevar adelante la eliminación de las PASO. Además, y esto también hay que decirlo, ello sería imposible, porque no está dentro de los cánones normales de la legislación vigente; esto no se puede hacer ni por DNU, como me preguntaron. Esto es responsabilidad exclusiva del ámbito legislativo, en el cual estamos en este momento y del cual depende que una iniciativa de este tipo pueda llevarse adelante”, señaló el miércoles el funcionario tucumano.

El conteo de cara a una votación sobre las PASO contemplaría 118 votos del Frente de Todos, por cuanto en este caso sí vota la presidenta del Cuerpo. Pasa que al tratarse de un tema que requiere mayoría absoluta (129 votos), puede contarse con ese voto. Lo autoriza el artículo 41° del reglamento, para “todos los asuntos respecto de los cuales la Constitución Nacional exige mayoría absoluta o especial. En tal caso, deberá informar al cuerpo su determinación antes de la votación”.

A los 118 votos hay que sumar los 4 votos del interbloque Provincias Unidas, y los 3 cordobeses, con lo cual llegamos a 125.

Muchos se tientan a sumar a los 4 de la izquierda, que siempre tuvieron reparos sobre la ley de las PASO por la cuestión del piso electoral que plantea. Sin embargo, integrantes de ese sector aclararon a parlamentario.com que no se alinearán en este caso con una postura a favor de la suspensión.

Sí podría contar el oficialismo con el voto del neuquino Rolando Figueroa (MPN), y tal vez el santacruceño Claudio Vidal, mas no con el compañero del interbloque SER de este último, el riojano Felipe Alvarez, pues ambos suelen diferenciarse en estos temas que dividen sustancialmente a oficialismo y oposición.

Así las cosas, el voto contra las PASO se estacionaría en 127. Llegaría a los 129 con los dos votos de La Libertad Avanza, cuyo líder Javier Milei ha eludido pronunciarse sobre el tema, pero está claro que a su sector no le convienen las PASO. Aunque nadie ve al líder libertario, ni mucho menos a José Luis Espert y su compañera de bancada Carolina Piparo alineándose en este tema con el Frente de Todos.

Con lo cual, de momento, la aprobación de un impasse con las PASO está lejos de ser una realidad concreta en la cámara más adversa para el oficialismo.

Siguenos

1,425FansLike
120FollowersFollow

Tendencia Politica