sábado, junio 15, 2024

Massa anunció un “dólar agro” unificado para acelerar el ingreso de divisas

En medio de su gira por Washington, el ministro de Economía, Sergio Massa, hizo saber este jueves que el Gobierno anunciará el próximo lunes un nuevo esquema de incentivo cambiario para los exportadores, conocido como “dólar agro”.

En principio, en este marco, el lunes mismo comenzaría el llamado “dólar soja 3”, enfocado en incentivar las liquidaciones de los productores de la oleaginosa. El valor del dólar a aplicarse todavía no fue anunciado, pero se rumorea que puede estar alrededor de los $300 (el dólar soja 2, finalizado el 30 de diciembre, tuvo un valor de $230). La medida se extenderá, luego, a otros sectores de la producción agroexportadora.

“Es un programa de incremento exportador que pretende facilitar en el año de sequía la capacidad la capacidad y el cumplimiento de los contratos de nuestros exportadores, entendiendo las dificultades que sufrieron nuestros productores”, afirmó Massa.

El nuevo programa empezará con la soja, que regirá en abril con un tipo de cambio en el que aún se está trabajando; y luego impactará por 90 días desde mayo en economías regionales, como el maní, el arroz y el vitivinicultura, productos de exportación que a diferencia de la soja sí tiene mercado interno y son consumidos por los argentinos.

Ese esquema de dólar diferencial para la exportación de estos productos también se terminará de definir en las próximas semanas.

Se trata de un paquete de medidas acordadas con el Fondo Monetario que se terminarán de afinar en las reuniones de primavera que se realizarán a mediados de abril.

Detalles del dólar agro

En principio, la medida dólar agro es una ampliación del esquema conocido como dólar soja, que en este nuevo plan será ampliado a sectores con “bajo o nulo impacto en el mercado interno”.

Se prevé que, durante este fin de semana, previo al anuncio de la medida, el Gobierno sostenga diálogos con varios sectores de agroexportación en economías regionales de la Argentina que podrían incluirse en el plan.

Esta medida es parte de un paquete que la Argentina negocia con el FMI en el marco de la sequía que afecta al país y que es parte de la negociación continuada entre el Fondo y el gobierno de Alberto Fernández en la que el aumento de reservas es uno de los elementos centrales.

“Son medidas para promover exportaciones y consolidar al sector agro en la posibilidad de cumplir sus contratos y al banco central argentino de fortalecerse en materia de reservas”, puntualizó Massa.

La idea del Gobierno es que el dólar agro siga una política de simplificación cambiaria que incluya a más sectores para que se abra el juego a otras economías y también trabajar en el abanico de cotización que se usan para pagar productos importados.

Así, buscarán simplificar los tipos de cambio tanto para exportar como para importar.

“El desafío tiene que ver con empezar a recorrer un camino de simplificación cambiaría a los efectos de que todo que aparece como dólar Coldplay, dólar tecno, empiece a trabajar y a operar en un esquema más unificado”, dijo Massa.

Con respecto a la parte del “dólar agro” que regirá entre mayo y julio para economías regionales que exportan pero que también pueden impactar en el consumo y los precios, en el Gobierno dicen que “estos sectores se irán cerrando porque hay vínculo con el mercado doméstico y se busca que no haya afectación, será a 90 días”.

La crisis de las reservas impulsa el nuevo dólar agro

El anuncio del dólar agro llegó como respuesta a un frente cambiario sigue deteriorándose por el goteo constante de divisas del Banco Central a través de las ventas diarias en el mercado oficial para abastecer la demanda. La entidad monetaria registró este miércoles 29 de marzo un saldo neto vendedor de u$s95 millones y en lo que va del año acumula un rojo de u$s2.819 millones. Y las reservas brutas perforaron el umbral de u$s 37.000 millones, al cerrar en u$s 36.850 millones.

La sangría de divisas se viene dando en un escenario de menor liquidación del agro por el impacto de la sequía que afectó la cosecha de trigo, y por el adelantamiento de ventas que implicó el dólar soja 2 en diciembre.

En ese marco, la liquidación del campo en marzo es exigua y muestra una caída en torno al 70% interanual.

Los economistas alertaban que el stock de reservas netas no resistía esta dinámica y que alguna modificación en el esquema cambiario iba a producirse en el corto plazo, ya sea más cepo a importaciones, dólar soja 3,o un tipo de cambio diferencial para las economías regionales o determinadas exportaciones

Dólares: se agranda la racha vendedora

El BCRA tuvo este miércoles un saldo negativo de u$s95 millones por su intervención en el MULC, con lo cual hilvanó 17 ruedas seguidas de ventas. La entidad monetaria suma en marzo ventas netas por u$s1.738 millones, un monto récord para ese mes en un año con cepo.

Así, el BCRA acumula en lo que va de 2023 un saldo vendedor de 2.819 millones. Los analistas de Facimex Valores remarcaron que “es el peor arranque de año desde 2003”.

A su vez, los analistas de PPI alertaron que “resulta más que inquietante que hacia adelante no se vislumbra una reversión de esta dinámica”.

“Por estacionalidad, la demanda privada seguirá alta, mientras que la entrada de los primeros lotes de la cosecha gruesa se retrasará al menos un mes a causa de la sequía, pasando de abril a mayo”, señalaron.

En este contexto, en PPI proyectaron que “el BCRA deberá atravesar un abril de flujo netamente negativo con reservas netas que probablemente se encuentren en u$s580 millones al comenzar el mes si continúa a un ritmo de ventas”.

De igual diagnóstico, en Facimex Valores indicaron que “la mediana de los años con sequía muestra la liquidación del agro sube 43% en el segundo trimestre (contra el primero), lo que implica un aumento de u$s773 millones promedio mensual”.

“Este año, probablemente el incremento sea menor; ya que el volumen de comercialización de soja y maíz están en mínimos de los últimos 20 y 7 años, respectivamente. Esto sugiere que la suba estacional de la liquidación del agro no alcanzará para revertir las ventas del BCRA en el segundo trimestre, especialmente teniendo en cuenta que en el segundo trimestre la demanda neta de privados (entendida como la diferencia entre la liquidación del agro y la intervención del BCRA) suele aumentar 64% por cuestiones estacionales ligadas al incremento de las importaciones”.

Siguenos

1,425FansLike
121FollowersFollow