lunes, julio 22, 2024

El radicalismo bloqueó el intento del peronismo para aprobar la nueva fórmula jubilatoria

El bloque que conduce Vischi se plegó a los libertarios y rechazó la moción del peronista Mayans para que se trate la reforma previsional.

El peronismo no logró imponer en el Senado el tratamiento de la fórmula previsional aprobada en Diputados con 160 votos porque el radicalismo cerró filas con los libertarios y el PRO. Pese a la insistencia del formoseño José Mayans, Unión por la Patria fracasó rotundamente.

La estrategia de la UCR fue instrumentada por su presidente de bloque, Eduardo Vischi, quien propuso una moción de preferencia para que la reforma se trate, con o sin dictamen, en la próxima sesión, sin fecha precisa. Mayans y Juliana Di Tullio reclamaban que se fijara un día del calendario porque la falta de claridad, a su criterio, “dilataba” el tratamiento.

Sin embargo, la jugada del peronismo pareció una excusa para agitar la discusión porque había cuatro legisladores de su bancada ausentes: Anabel Fernández Sagasti, Juan Manzur, Martín Doñate y Sergio Uñac. Por eso, UP solo puso 29 de sus 33 voluntades por el rechazo a la propuesta de Vischi y, por una curiosa distracción, contó con el respaldo de los libertarios Francisco Paoltroni y Vilma Facunda Bedia, contabilizando 31 votos.

El formoseño le dijo a LPO que se cambió el sentido del voto a último momento: “con Vedia estamos lejos de los otros senadores”, se excusó para admitir que optó por la negativa por error. En definitiva, el saldo fue de 39 a favor y 29 en contra de la moción radical.

Ante ese escenario, Mayans estalló de furia. Su interpretación era que la moción de Vischi, a quien llamó “presidente del bloque oficialista”, se impuso por mayoría simple y no por dos tercios. Entonces, adujo, correspondía que se pasara a la votación de la moción del peronismo pero los radicales y los libertarios argumentaron que, según el artículo 146 en su inciso 2, los dos tercios aseguraban el tratamiento con o sin dictamen y la mayoría simple solo lo permitía si había dictamen.

La vicepresidenta Victoria Villarruel realizó dos movimientos convergentes para ahogar la posibilidad de que el kirchnerismo consiguiera el apoyo de la UCR, cuyos legisladores votaron a favor del proyecto en la Cámara Baja.

Por un lado, habilitó el tratamiento en el plenario de comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto y Hacienda, desactivando con la apertura del debate la chance de que la oposición se uniera como en Diputados en el recinto. Y por otra parte, instruyó a Ezequiel Atauche para que anunciara que los libertarios desecharían el decreto de Javier Milei y elaborarían un nuevo proyecto, una maniobra que despertó la adhesión de los radicales, los federales y los macristas.

Siguenos

1,425FansLike
121FollowersFollow